No hay inglés, no hay título, no hay contrato

No hay inglés, no hay título, no hay contrato

Hace ya algunos años, que con aprobar las asignaturas de la carrera o superar los créditos, no es suficiente. Desde que cambió la ley de educación e impusieron el Plan Bolonia en las Universidades públicas, cualquier estudiante que desee obtener su título de grado deberá acreditar un título oficial que acredite haber superado las competencias como mínimo de un nivel B1.

¿Y cómo repercute esto en nuestra sociedad? Pues es fácil de suponer. Obligatoriamente, todos los jóvenes que ahora inician o han iniciado hace poco sus estudios universitarios tendrán un título de inglés en cuestión de 4 años, y no solo eso, tendrán un nivel que podrán acreditar frente a cualquier puesto de trabajo, lo que deja en desventaja a todos aquellos que terminaron sus estudios antes del cambio de plan, aquellos que ahora buscan trabajo y, además de encontrarse con la competencia de un mercado cada vez más exigente, deben hacerse con algo que para no ellos nunca fue obligatorio.

Desde el punto de vista de la competencia, ha quedado más que probado, que frente a un currículum con alto nivel de inglés, poco podemos hacer, sobre todo por la oportunidad que pueda ver el empresario en esa “capacitación” dado los tiempos que corren. Y es que no es nada extraño que las pequeñas y medianas empresas empiecen a buscar la externalización de su negocio, intentando crear relaciones con empresas extranjeras, a las que por supuesto es más común comunicarse en inglés que en cualquier otra lengua.

Estas son las pautas que rigen ahora mismo el mercado laboral, pero no es cuestión de desesperar, tan solo hay que poner medios para llegar a alcanzar nuestras metas. Si te corre prisa o te ha entrado el agobio, puedes buscar cursos intensivos de inglés que te preparen directamente para poder acreditar tus conocimientos, dirigiendo las clases para aprobar el examen en un tiempo determinado. Preparando bien la parte del speaking, saldrás con la mitad del trabajo hecho.

Si alguna vez has pensado en ponerte al día con el inglés, quizás esta sea tu oportunidad. A partir del 1 de septiembre, las normas del examen Trinity (hasta ahora el método menos exigente para obtener tu título) cambian para hacerse más parecido al examen de Cambridge (un poco más duro que su homologo).

Pregunta por nuestros cursos intensivos de verano y examínate este Agosto. El primer paso para alcanzar tus metas es poner el pie en la dirección correcta.

Deja un comentario